Guerrero amaba la naturaleza y después de varios viajes y experimentaciones trazó un camino con cada planta, cada árbol, cada arbusto. Su sueño se hizo realidad.